Archivo de la etiqueta: Quim Torra

QUIM TORRA, IRENE MONTERO Y PABLO IGLESIAS: SORPRESAS

I

Los nacionalistas religiosos son tan excluyentes y al mismo tiempo tan capaces de disimular como cualquier iglesia. En Cataluña no pueden aceptar de buen grado a los infieles que han llegado buscando trabajo, de Andalucía y Extremadura sobre todo, y que ahora resulta que figuran como catalanes y votan como catalanes. Y que incluso se empecinan en hablar castellano. El nacionalista religioso se llena de santa indignación. Y esa santa indignación es la que expresaba Torra en sus escritos de manera muy burra. Pero no se puede pedir contención a quien está retorcido por la indignación teológica.

Lo sorprendente es que haya sido elegido como Presidente de la República Catalana, porque el cuento venía siendo conquistar las opiniones públicas europeas mediante lo que los cursis llaman “el relato”. El nacionalismo catalán se presentaba como amable, integrador. De ahí la sorpresa.

¿Han decidido estos nacionalistas sacros quitarse la careta o se les ha caído sin que se dieran cuenta? Yo pienso que lo segundo. Les ha pasado lo que con frecuencia ocurre a los del PP, tan familiarizados con una manera de pensar y sentir que la creen natural, como el aire y el agua. Cierto que son conscientes de que hay que autocensurarse para no provocar la reacción de…, ya saben, de la chusma, y de ahí que traten de acomodarse al lenguaje políticamente correcto, pero a veces se les va el santo al cielo y no perciben lo escandaloso de lo que están diciendo. Y luego, cuando explota la escandalera, primero se sorprenden y en seguida se dicen entre sí: “Si tienes toda la razón, si todo lo que has dicho va a misa, pero ya sabes cómo está el patio. A veces hay que tener prudencia y morderse la lengua.”

En fin, que de la misma manera que Rajoy y la judicatura española han regalado bazas al independentismo, de la misma manera los independentistas acaban de regalar una baza impensable al enemigo españolista. Y luego está esa parte de Cataluña que se considera de izquierdas y que vota a Ezquerra. Vaya papel el de Ezquerra, incapaz de negarse a votar a Torra.

Pero bueno, el forcejeo sigue, esperemos que para llegar a un punto en que todos sean vencedores y vencidos.

II

Vayamos a la otra sorpresa: Irene Montero y Pablo Iglesias han comprado un chalet de 660.000 euros en una urbanización de medio lujo (porque las hay de lujo completo).

Ningún reproche legal ni moral. Demos por bueno que se puede ser rico y comunista, que se puede vivir en una urbanización lujosa y ser de izquierdas. La cuestión no es cuánto dinero se tenga o dónde se viva, sino qué políticas estaría uno dispuesto a promover y apoyar, de manera que sería ejemplarmente de izquierdas el rico que votara por una política social liquidadora de sus privilegios.

Pero en este caso veo un problema estético y otro de coherencia.

No puede uno dejar de pensar en quienes compran un coche de lujo cuyo precio está en desproporción con sus ingresos. Pero ¿y el placer de verte y que te vean en tu mercedes aunque tengas que ahorrar en comida más de la cuenta?

Por otra parte la elección de un sitio para vivir te define. En este caso una urbanización de lujo mediano, con gentes que han arribado al lujo mediano. ¡Oh, qué hermoso chalet, con su piscina, y su jardín, y su casita para invitados! ¡Qué buen sitio para educar a los hijos, junto a gente que disfruta, gozosa, de un lujo que parece de primera fila!

Para calibrar el caso es preciso no perder de vista que por 300.000 euros nuestra pareja podría haber conseguido, en un pueblo cercano a Madrid, una casa decorosa y rodeada de campo, suficiente para padres de clase media que quieren dar a sus niños lo mejor de este mundo.

Vaya esto por el lado de la estética, que al fin y al cabo es asunto subjetivo.

El problema de coherencia es ya algo peor. Pues si se ha estado proclamando algo que parecía constituir el alma de la propia posición y luego se cambia de idea, deben darse explicaciones. ¡Claro que puede uno dejar de creer que es cierto lo que se afirmaba ayer! Vivir en el barrio en que vive la gente a la que representas… No alejarte a una urbanización en la que pierdes el contacto con la gente corriente… No he oído a Irene ni a Pablo explicaciones razonables acerca del cambio de idea, acerca de por qué hoy es bueno lo que ayer era malo.

El tema no queda aquí, pues hay además un parecido con el caso anterior. O Irene y Pablo no consideraron los costes que su compra iba a tener para ellos y para su partido, o los consideraron. En el primer caso tienen poca cabeza. En el segundo les pudo el entusiasmo por el lujo mediano, y pensaron que los costes para ellos y para su partido eran un precio razonable.

Me inclino por lo primero. Seguro que no previeron que la reacción a la compra les iba a poner en situación de someter la permanencia en sus cargos a una votación de la militancia. Pero entonces ¿es que vivían en Babia? Con tan poca capacidad para adelantar los acontecimientos mal se puede dirigir un partido político. Y además no tiene sentido que, una vez hecha la compra, se recurra al voto de la militancia, cargando sobre ella la propia responsabilidad. Si Irene y Pablo no concebían una vida buena salvo en ese chalet, si ese chalet es lo que deseaban con más brío, antes de comprarlo debieron dejar sus cargos en Podemos para sentirse más libres y para dejar a Podemos menos comprometido.

Pero vayamos finalmente con lo que a mi juicio es más grave, y no me refiero a los posibles costes electorales (para el partido) o personales (para ellos). No voy a extenderme porque ya he hablado en otras ocasiones de este asunto crucial. Y es que la izquierda no parece consciente de que, contra las apariencias, el campo de la batalla política no es el electoral, sino el ideológico. De manera que antes de nada cada dirigente debiera considerar en que medida una decisión personal, tan legítima como se quiera, puede hacer daño a un proyecto de implantación de nuevas ideas y valores en una mayoría social.

Lo siento, porque Irene me caía muy bien. Sin embargo me pregunto: ¿es que en Podemos no abundan personas capacitadas para liderar el partido sin peligrosas ambiciones personales, personas consistentes, con una ideología firme de izquierdas y adictas a una vida sencilla y coherente? Porque los espectáculos que muchos de sus líderes han venido dando han sido poco edificantes. Parecen estar por debajo de la gente a la que representan, salvo en retórica.

Para acabar. La carta que Podemos ha enviado a sus militantes denunciando una campaña mediática contra Irene Montero y Pablo Iglesias tiene toda la razón en casi todo. Claro que el enemigo ha aprovechado muy alegre el motivo que ellos le han ofrecido, pero las críticas por la compra del chalet no llegan sólo del enemigo. En mi caso soy votante de Podemos y le votaré mientras siga siendo el único partido, de entre los que pueden llegar al Parlamento, que no está controlado por el poder económico.

jmchamorro@jmchamorro.info