Archivo de la etiqueta: riqueza y pobreza mundiales

¡QUÉ PAÍS EN QUÉ MUNDO!

Políticos

Los periodistas hablan de la poca calidad de los políticos actuales (como si los del pasado hubieran sido buenos) y a ello achacan muchas de las desgracias de nuestra vida pública. Pero ¿acaso no se puede hacer el mismo reproche a los periodistas? ¿Y acaso escapan a esa mediocridad los comentaristas cargados de títulos académicos? Observen la inanidad y el conservadurismo de los filósofos, politólogos y sociólogos que monopolizan el espacio de los medios tradicionales con apariencia de sabiduría.

¿Dónde está la causa? En realidad casi todo en la vida pública es mediocre porque la población lo asimila, aplaude y toma por bueno. Pero de la calidad de la población no se habla, como si fuera de mal gusto. O como si la población fuera un dato de partida incuestionable, como si no fuera fabricada por el oden social al que refuerza.

Políticos como Casado y Rivera, de escaso nivel intelectual y adictos a la mentira grosera, ocupan un primer plano porque muchos españoles los aceptan y votan. ¡Mentira parece que la mueca de sonrisa triunfadora permanente no los delate!

No vale la pena por tanto acusar a los políticos, sino salvar a alguien de la acusación general. Afortunadamente hay excepciones. Así el caso raro de Ada Colau, que habla sin afectación, no recurre a lugares comunes y muestra una honestidad y sinceridad que revelan compasión e inteligencia. Sus acciones políticas son razonables, dentro de lo que le es posible (que, desafortunadamente no es mucho). No incurre en las tropelías de otros. Ahora se la acusa de provincianismo por no haber asistido al besamanos del monarca. Pero si Felipe VI no se ha hecho merecedor de cortesías, es razonable que eso se le muestre de alguna forma educada. Aparte de que el besamanos, por más que ya no consista en besar la mano (¡faltaría más!), es residuo de una práctica de sumisión arcaica.

El caso Venezuela

Hablando de besamanos, acabamos de presenciar, en España y en otros países de Europa, la manera servil de plegarse a órdenes del decadente imperio, envolviendo la sumisión en palabras falsificadas para justificar el reconocimiento apresurado de Guaidó como autoproclamado presidente de Venezuela. Cuando se acepta el papel de sumiso hay que acostumbrarse a vivir de espaldas a los hechos, callando cuando hay que callar y diciendo lo que hay que decir. Se calla que EE. UU. decidió acabar con el gobierno de Maduro (como con los restantes gobiernos progresistas de su patio trasero) empleando la guerra económica. Que procedió a un embargo y otras medidas (bajada de los precios del petróleo) que han llevado a Venezuela al desastre económico. Que actuó como siempre, apoyando y dirigiendo a las derechas golpistas internas, y que cuando ha conseguido el resultado que buscaba achaca toda la culpa a Maduro (cuya culpa, sea cual sea, siempre habrá sido secundaria). Luego programa una ayuda humanitaria para paliar el desastre que previamente ha producido. Si Maduro no acepta esa ayuda, ahí tenemos una prueba más de que está en contra de su pueblo, que tanto la necesita.

Dejando de lado a los medios desvergonzados y limitándonos a los que intentan, mal que bien, cubrir las apariencias, el espectáculo es deprimente. Leer El País o escuchar la SER nos revela muy bien qué podemos esperar en este y en cualquier otro tema sensible. El País omite gran parte de la información pertinente, que es una manera de mentir. En la SER se repite una entrevista con alguien que, sin identificarse, dice ser un sicario que secuestra y mata por orden del gobierno de Maduro. Y ya está. Con la voz desfigurada de no se sabe quién se acaba de probar que el Gobierno de Maduro ordena secuestrar y matar. Afortunadamente pueden leerse con provecho varios artículos sobre este asunto publicados en enero y febrero en Público y en Diario.es (La estrategia del terror contra Venezuela: carta abierta al presidente del gobierno Pedro Sánchez, de Andrés Piqueras; Venezuela: la crisis moral de la prensa española (I, II y III) de Asier Arias; Las nueve razones de EEUU en declarar la guerra a Venezuela, de Nazarnín Armanian; y La nueva Guerra Fría y Venezuela, de Boaventura de Sousa Santos), por no citar el informe del experto independiente de la ONU Alfred de Zayas, o incluso la opinión de Rodríguez Zapatero como mediador en el conflicto venezolano.

El contraste entre estas informaciones y lo que vienen diciendo y callando los medios de siempre es tan ilustrativo como descorazonador. Revela en qué mundo estamos y hasta qué punto la manipulación ideológica a favor del sistema es brutal, especialmente la de guante blanco (de la que es ejemplo el grupo Prisa con sus muy prestigiosos servidores).

El juicio al procés y la democracia

¿Se puede decir que nuestra judicatura merece toda confianza, como ha dicho Manuela Carmena, que para más señas perteneció al partido comunista, fue cofundadora del despacho de abogados laboralistas en el que se produjo la matanza de Atocha y ha sido jueza y vocal del Consejo General del Poder Judicial? A mí, que ejercí como abogado, la judicatura española no me merece confianza. En la Transición no se depuró a la judicatura franquista y sus miembros son los que han ido componiendo los tribunales de oposiciones. Se han colado algunos jueces progresistas, eso es todo.

Cierto que en el juicio al procés los fiscales y jueces se encuentran en una situación que les obliga a guardar las apariencias, pues saben muy bien que todo el mundo mira y que este asunto acabará en los tribunales europeos. Pero en todo caso, en este juicio se está confirmando que a los puestos más altos de la fiscalía y la judicatura se llega por otras razones que por el mérito. Tanto la fiscalía que actúa en el juicio como el magistrado Llarena que incoó el sumario son prueba de ello.

Esto aparte, sobran las invocaciones a supuestos derechos (como el de autodeterminación o el derecho a decidir) y a supuestas democracias. En este mundo no hay derecho efectivo si no hay fuerza que lo sustente. Por eso el caso catalán no tiene que ver con el derecho. Es, como ya he dicho otras veces, una pugna de fuerzas en la que ningún bando puede imponerse. Hay por tanto un empate de derechos invocados. No es previsible que se rompa a corto plazo el equilibrio y antes o después se llegará a un pacto provisional.

Un argumento reiterado contra los separatistas es que España es una democracia plena y que no es posible la democracia sin el respeto a la ley.

Si fuera cierto que España es un país escrupulosamente democrático, sería el único país democrático del mundo. Pues la democracia es todavía una aspiración incumplida. En parte alguna del mundo capitalista es posible una política racional y justa aunque la decida la mayoría de la población, porque tendría que enfrentarse a los intereses del verdadero poder. Bernie Sanders se refiere al caso de EE. UU., país ejemplo de democracia para comentaristas apresurados, diciendo que la esfera económica y política del país está dominada por Wall Street, las compañías de seguros médicos, la industria farmacéutica y la de los combustibles fósiles, las infraestructuras industriales militares, la industria privada de las prisiones y las corporaciones multinacionales, que estarán dispuestas a gastarse indecentes cantidades de dinero para mantener el statu quo. Esto es, la legislación que las beneficia y que perjudica a las clases populares.

Pero aun contando con que las llamadas democracias son plutocracias disfrazadas, nuestra plutocracia está más alejada del ideal político que otras plutocracias europeas.

El respeto a la ley

Con el ojo puesto en los argumentos de los procesados catalanes, Felipe VI ha afirmado el pasado día 20 que “es inadmisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho”, ya que sin respeto a la ley no hay “convivencia, ni democracia, sino inseguridad, arbitrariedad” y “quiebra de los principios morales y cívicos de la sociedad”. Y lo ha dicho con solemne seriedad. He ahí un ejemplo de palabrería insidiosa, como la de todos los discursos oficiales.

Cuando hablamos de la ley nos estamos refiriendo a las normas de distinto rango que rigen una sociedad. Las principales, de las que depende el resultado de todas las demás, son las que afectan a la propiedad y a los impuestos. Y las que hoy controlan la economía global producen los siguientes efectos:

-En el mundo, la fortuna de los milmillonarios aumentó en un 12% en el último año -2.500 millones de dólares diarios- mientras que la riqueza de la mitad más pobre -3.800 millones de personas- se redujo en un 11%. Por la evasión fiscal de las grandes empresas y fortunas los países pobres pierden cada año 170.000 millones de dólares en ingresos fiscales que podrían destinarse a servicios públicos básicos no atendidos.

-En EE. UU., el país más rico del mundo, la desigualdad en las rentas y la riqueza alcanza la cifra más alta desde la década de 1920: las tres personas más pudientes del país acumulan más capital que la mitad de la población. Pese a una tasa de desempleo relativamente baja, millones de personas se ven obligadas a pluriemplearse porque sus salarios no les sacan de la hambruna. 34 millones de americanos no cuentan con seguro médico. De entre las naciones más desarrolladas, EE. UU. tiene el índice de pobreza infantil más alto y un sistema de cuidado de menores que no solo no funciona, sino que la mayoría no se puede permitir. La mitad de la población anciana no tiene jubilación. Estos son los datos con los que Bernie Sanders, senador independiente que se presentará como candidato demócrata a las presidenciales, pretende movilizar a la población que los soporta.

-En España una de cada seis familias de clase media ha caído en la pobreza durante la crisis y no ha salido pese a la recuperación, mientras los ricos han aumentado su riqueza. Además, y contra la proclamada igualdad de oportunidades, la pobreza y la riqueza se heredan: si una persona nace en una familia de ingresos altos ganará un 40% más que si crece en un núcleo familiar con renta baja. La diferencia en la esperanza de vida entre las personas de los barrios más ricos y las de los más pobres llega en Barcelona a los 11 años y en Madrid a los 7. El año pasado aumentaron en 16.500 los hogares en los que no entró ningún tipo de ingreso, alcanzando los 617.000, mientras los ultramillonarios –personas cuyos activos netos equivalen o superan los 40 millones de euros- aumentaron en un 4%, llegando a la cifra récord de 1.690 personas (datos del último informe de Oxfam Intermón).

Como bien dijo Hipias de Élide hace ya muchos siglos, las leyes siempre oprimen a los débiles. Y mientras siga siendo así, las leyes no son respetables. Simplemenete, se nos imponen y hemos de someternos si no queremos acabar en la cárcel. No le demos vueltas: los Parlamentos son instrumento de oligarquías económicas en extremo codiciosas, y por eso las leyes son como son y no pueden ser justas.

Sobre los impuestos

Por ahí sigue la derecha prometiendo bajada de impuestos sin rubor alguno, y por ahí anda la izquierda incapaz de conseguir con su réplica razonada que ningún político conservador pueda volver a prometer una bajada de impuestos sin quedar desacreditado. Porque cuando la derecha promete una bajada de impuestos lo que hace luego es bajar los impuestos a los que más tienen y compensar esa bajada con una subida general. Nuestro sistema fiscal está 7 puntos por debajo de la media europea. La realidad es que se reduciría la injusticia de nuestro sistema social si se bajara la presión fiscal a las clases medias, el IVA quedara limitado a los objetos de lujo y se subieran muy considerablemente los impuestos a las rentas altas, a los grandes patrimonios y a los beneficios de las grandes empresas, con una eficaz persecución del fraude fiscal.

Lo que la izquierda no se atreve a decir aquí lo están diciendo los candidatos a las primarias del partido demócrata estadounidense, así como un grupo de nuevos congresistas a cuyo frente está Alexandria Ocasio-Cortez, que propone una tasa marginal del 70% a los ingresos que excedan de 10 millones de dólares. ¡Qué menos!

La senadora demócrata Elizabeth Warren no llega tan lejos, propone un impuesto del 2% anual a las fortunas a partir de 50 millones de dólares y del 3% a partir de 100 millones, medida que afectaría al 0,1 % más rico del país y que tiene un apoyo mayoritario según las encuestas (incluso del 50% entre los republicanos).

Esto no deja de ser muy poco, es una mínima corrección a la política neoliberal. Recordemos que en 1944 Franklin D. Roosevelt elevó la tasa básica sobre ingresos a su máximo histórico: un 94%, aplicado a los ingresos por encima de los 200.000 dólares de ese año (2.800.000 dólares de 2018). Harry Truman, demócrata, bajó el índice máximo hasta el 91% y Dwigth Eisenhower, republicano, lo elevó en 1952 hasta el 92% para ingresos superiores a 200.000 dólares de ese año (1.900.000 de 2018).

No es que con esta fiscalidad se pasara a un sistema justo, ni mucho menos, pero sin duda ha sido el periodo dorado de los EE. UU. y sus momentos de menor desigualdad.

Luego Johnson redujo la tasa máxima en 20 puntos y con Donald Reagan y el triunfo de la política neoliberal la bajada fue de más de 40 puntos.

Lo que los demócratas están ahora proponiendo allí, que es muy poco, no se atreve a proponerlo la izquierda aquí. Las propuestas fiscales de Podemos son de una pudibundez incomprensible. Y aún así les cuesta que el PSOE las acepte.

Las peleas de patio de colegio de la izquierda

Presenciando lo que viene ocurriendo en Podemos da la impresión de que a algunos de sus políticos más visibles les motiva la búsqueda del éxito electoral del partido como condición de su éxito personal. No digo que sea así, pero es la impresión que dan y que no se esfuerzan en evitar.

Claro que Errejón pudo haber comunicado a sus compañeros que quería salir de Podemos y crear otro partido, estaba en su derecho. Pero eligió el camino tortuoso de pactar en secreto con Carmena y comunicarlo en su partido un momento antes de que se hiciera público. Errejón es un personaje que pasa por teórico cuando en realidad carece de teoría seria, como prueba que se declare seguidor de Laclau. Buscar el éxito electoral no es algo que la izquierda deba hacer a cualquier precio.

Otra vez sobre populismos

La palabra “populismo” tiene un sentido positivo y otro negativo. Este segundo es el que se emplea en España. Pero es necesario definir esa palabra para que no sea un modo de descalificar sin contenido semántico. La definición que me parece correcta es ésta: uso de la mentira para, engañando a un pueblo desinformado, conseguir sus votos y hacer una política en su perjuicio.

Según esta definición toda la derecha, incluida la socialdemócrata, es populista. Tanto más cuanto más a la derecha se encuentre. Sólo la izquierda anticapitalista puede no serlo si actúa con honestidad.

Las mayorías vienen siendo fabricadas con el necesario nivel de ignorancia para que, sometidas a un alud de propaganda, voten a los representantes de quienes las explotan. En ese alud de propaganda ha sido siempre necesaria la mentira al por mayor. Algunos de los que llevan muchos años practicándola usan la expresión fake news como para insinuar que se refieren a una novedad. Pero las noticias falsas con finalidad política son algo tan antiguo como el sojuzgamiento de las mayorías.

A la extrema derecha se la acusa de populismo precisamente por aquello en que no es populista. Esa derecha quisiera un país a la antigua, con las invocaciones a la patria, a dios, a la familia, a las viejas tradiciones. Se declara enemiga del aborto, del feminismo y de la homosexualidad. Es xenófoba. Tiene una concepción del mundo que reacciona airada ante cualquier progreso racional o moral. Pero sus principales propuestas no engañan, hablan claro. Sólo son populistas, como el resto de la derecha, cuando hablan de economía.

Ahora los partidos más populistas (PP y Ciudadanos) pactan con Vox y al mismo tiempo se declaran enemigos del populismo, tanto del de derechas (Vox) como del de izquierdas (Podemos). Pero no definen qué es el populismo, porque si lo hicieran deberían aplicarse el término a sí mismos. Unidos Podemos sólo puede ser calificado de populista en el sentido positivo, como promotor de políticas que benefician al pueblo. No se puede criticar a Podemos que no lleve esas políticas más lejos, aunque sí que no haga pedagogía con más determinación explicando con detalle por qué esas políticas no pueden ir más lejos.

Si Podemos calla sobre ciertas cuestiones (que es una manera de mentir) no es porque esté obligado, sino por una táctica errónea. Los demás partidos, incluidos los socialdemócratas, están obligados a mentir, puesto que han de presentarse como gestores de los intereses del pueblo al tiempo que defienden el sistema capitalista como el mejor de los posibles.

Las invocaciones al diálogo, al consenso, a los pactos

¡Qué mundo idílico! Que los lobos y las ovejas no se descalifiquen mutuamente, que no se falten al respeto, que traten al otro como un competidor, nunca como un enemigo. Eso es, evidentemente, lo que interesa a los partidos conservadores. Pero de hecho, y sea cual sea la percepción de la gente, hay una profunda división en la sociedad. Las oligarquías económicas cuentan con su muy poderoso ejército de servidores, con sus mesnadas civiles y militares, para imponer su interés como única realidad razonable. Finjamos que todo el pueblo está unido por los mismos intereses básicos y que las divergencias locales son solucionables mediante el diálogo y la transacción. ¡Qué cansado abatimiento produce el discurso único a quien sabe lo suficiente y tiene buen corazón! Dialoguemos con los ricos, que ya verán cuanto dinero conseguimos de ellos para políticas sociales. La sinrazón ocupando casi todos los espacios. ¿Dónde respirar?

La única manera de cambiar esta situación es fortaleciendo los movimientos populares y ello requiere una permanente pedagogía unida al buen ejemplo. Bernie Sanders percibe movimientos que no se han visto jamás en la historia de Estados Unidos. Hombres, mujeres, negros, blancos, latinos, indios americanos y asiático-americanos, gays y heterosexuales, jóvenes y mayores, nativos y migrantes. Es posible que las oligarquías hayan llegado tan lejos en su codicia que empiece a fraguarse una resistencia. Y esa resistencia, no lo olvidemos, ha de ser mundial para que tenga eficacia.

jmchamorro@jmchamorro.info